Que es la Huelga de porteo?

Tan simple y tan llano como ese momento en el que nuestro hijo/a se niega a ser porteado..

¿No os ha pasado nunca?

Somos unas convencidas y unas adictas a llevar a nuestro precioso bebé cerca de nuestro pecho, ya no porqué creamos ciegamente en la teoría del apego, en la extero-gestación o por practicidad y comodidad, sino por el puro placer de llevar a nuestro bebito cerca de nosotras (o nosotros)…

Ya estamos saliendo del post parto inmediato y empezamos a tener la situación bajo control, salir de casa ya no es una odisea, ponernos a nuestro bebé a la espalda tampoco nos supone un gran reto y solemos pasear y asentir con la cabeza sonrientes cuando alguien nos para por la calle para decirnos lo bien que debe ir nuestro bebé tan cerquita de nosotras…

Al fin, parece que nos hemos adaptado mutuamente a nuestra nueva “situación” y sonreímos para nuestros adentros recordando con melancolía los cólicos que tan lejos quedan ya…

Tu bebé ya gatea incluso ya da sus primeros pasos y hasta ayer casi sonreía al ver como te preparabas el portabebés para salir a dar un paseo…
Pero eso fue ayer!!!
Porqué hoy, como todos los días coges a tu hijito/a y al darle el meneíto para hacerla/la subir…. TERROOOOORRRRR!!!! Empieza a gritar, patalear y apartar tus manos de su cintura, y tu atónita/a no entiendes nada!
¿será hambre?
¿será sueño?
Intentas calmarlo/a y lo consigues y cuando de nuevo te dispones a cogerle en brazos…TERRORRRRRRRRR! De nuevo empieza el forcejeo, y tu, tan estupenda y segura de ti misma caes de nuevo en un inmenso mar de las dudas….

No, ¡no te asustes!
Cuando los bebés empiezan a moverse por si mismos, en contra de lo anunciaban las malas lenguas: “Siempre en bracitos no te lo vas a quitar nunca de encima! “ , llega un momento que quieren explorar el mundo desde sus propios ojos, desde su propia perspectiva.
Ya no les sirve el papel de mero observador, llega el momento en que necesitan hacerse su propia opinión del mundo, y eso suele pasar a partir de sus primeros pasos.

Pero no os penséis que esto es algo propio del porteo, no, a los bebés que van en carrito también les pasa, llega un momento que no quieren subir al carrito porqué quieren andar, explorar, ir a su ritmo y no al que marcamos nosotrxs, que suele ser el de las prisas.

¿Qué hacer?
Qué hacer lo decide cada una, eso si, si me preguntáis, yo soy de la opinión que los niñxs son muy inteligentes y que si no quieren subir en portabebés o al carrito, mejor dejar que no lo hagan que tener una riña y forcejeos cada vez.

Una opción muy válida es tomarse las cosas con calma y escuchar a nuestros hijos, que necesitan nuestra comprensión, dejar-los explorar y buscar soluciones, como las que os ofrecemos más abajo, el día que no haya tiempo.

¿Esta huelga pasará?

Si! Y tanto que pasará!! Cuando el bebé haya hecho sus pinitos como explorador y vea que andar mucho cansa, lo más probable es que pida brazos, en ese momento es probable que aún no quiera la mochila o el carrito, desde aquí os animamos a probar unos días el porteo extremo (como lo denomina una clienta 😉 , es decir, coger la criatura en brazos hasta que se le pase un poco este rechazo y no “obligarla” a ser porteada en el portabebés…
En pocos días o semanas volverá a querer ser llevado o porteado, seguramente de manera distinta porqué las etapas van pasando y nuestro bebé va creciendo y ya no tiene las mismas necesidades que tenía antes.

¿Qué necesidades tiene entonces?

Ya no tiene la necesidad de ir pegadísimo al pecho de mamá o papá, ni estar larguísimos ratos en posición de ranita, ahora quiere ser llevado o porteado porqué su físico no aguanta largas caminatas pero necesita sentir que si quiere bajar puede hacerlo de manera rápida, y si quiere subir de nuevo lo mismo, también necesita algo más de movilidad cuando es porteado por lo tanto, subir la tela hasta la nuca si no hay previsión de siesta quizás no es la mejor opción para el niño/a que rechaza el portabebés.

Opciones:

    • Una Bandolera de Anillas:
      Las Bandoleras de anillas son grandes aliadas en nuestra maternidad durante toda la crianza 0-3, puesto que las podemos usar desde el primer día hasta el último de manera rápida, cómoda y segura.
      Además, su posición a la cadera permite al bebé explorador estar cerca de mamá o papá a la vez que se siente libre y puede observar el mundo sin sentirse “aprisionado”. El soporte y comodidad de este portabebés son óptimos , sobre todo si hablamos de una Bandolera hecha con tela de fular. Eso sí, como los portabebés que normbramos a continuación, son asimétricos y el peso recae en una mitad del cuerpo con lo que mucho rato tampoco son recomendables.

  • Portabebés de Rejilla:
    El Suppori o el Kantan Net son grandes aliados en esta etapa de sube-baja, eso sí, para ratitos cortos pues el soporte no es su cualidad más preciada sino la rapidez con la que se coloca y el poco espacio que ocupan

  • Hip Seat:
    El Asiento de cadera es una muy buena opción también cuando los trayectos son cortos, evitaremos “dislocarnos” la cadera y mantendremos la buena postura con nuestro bebé en brazos sin que ningún peso recaiga en los hombroship_seat_3
    • La Mochila o Fular a la Espalda:
      Si nos ponemos el portabebés a la espalda , un buen truco es colocar el bebé muy alto, si usamos mochila el cinturón debemos colocarlo arriba de todo de nuestra cintura, de esa manera nuestro hijo/a podrá ver por encima de nuestros hombros y se quedará más conforme.

#boba4g #portabebes #mochila #babycarrier @boba #papátambienportea #brazoslibres #FestivalCriançaNouBarris

Un vídeo publicado por Aúpali Portabebes&Criança (@aupali_portabebes) el

 

¿Hay más crisis o huelgas de porteo durante la infancia?

Pues depende de cada niño/a, cada uno es especial y único por lo tanto no haremos ninguna norma estricta.

¿Puede ser que con 4 meses pase por una huelga?

No es una huelga , hacia los 4 meses los bebés empiezan a “desplegarse” y algunas veces tienden a hacer contrafuerza con sus brazos, como si estuvieran agobiados o demasiado apretados. También es normal, ya no son aquella bolita que apenas se movía, empieza la etapa de la descubierta, del despertar y no se quieren perder nada… Esta etapa se pasa con movimiento, ponerse el portabebés rápido y salir a caminar enseguida 😉

Ninguna de estas etapas debe confundirse con “mi bebé quiere ir de cara al mundo” . Ningún portabebés que permita la posición “mirando hacia a fuera” se pude considerar ergonómico y puede dañar al bebé. Ningún portabebés que deje expuesto al bebé sin permitirle resguardo si lo desea puede considerarse un buen portabebés.
Si tenemos la sensación que nuestro hijo, desde muy pequeño quiere “ver el mundo” podemos usar los portabebés anteriores a la cadera, que por suerte nuestros hijos tienen movilidad en el cuello y pueden mirar todo lo que quieran sin quedar expuestos a la sobre estimulación 😉

Recuerda que puedes venir a Aúpali siempre que lo necesites, apuntarte a nuestros talleres o consultarnos por mail o redes sociales, además de visitar nuestra nueva Tienda online! 

¡FELIZ PORTEO!

Cris Moe

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies