Para entrar en calor contaros algunas cositas a tener en cuenta.

Fisiología del bebé:

gassa-300x300

1. Es de sentido común pensar que las necesidades fisico-emocionales de un bebé de 3 días de vida, nada tienen que ver con las de un bebé de tres meses o uno de seis, etc
2. En los primeros días el bebé adquiere de forma natural la posición “fetal”, es decir, el bebé está pegadito en si mismo, con las rodillas muy por encima del culito y la espalda muy curvada, a medida que pasan los meses, el bebé va desplegándose
3. Las piernas del bebé, aunque si que están por encima del culito las primeras semanas, no están abiertas “espatarradas”, todo lo contrario, igual que la espalda, poco a poco el bebé va abriendo toda la zona pélvica, pero requiere maduración.

etapas

Características de la Mochila

1. Las mochilas Ergonómicas convencionales, tipo Boba, Manduca, Tula, Ergobaby, etc son mochilas con 4/6 puntos de ajuste y con un “puente”preformado NO ajustable.
2. Este tipo de mochila suele venir con un reductor de serie para poder ser usadas desde el nacimiento
boba4g

Conclusiones:

1. Un bebé recien nacido necesita un ajuste “vértebra por vértebra” en su espalda cuando es porteado, pues no tiene tono muscular suficiente para soportar su propio peso. Además sus huesos/cartílagos están en plena formación siendo muy tiernos y vulnerables a esa edad por lo tanto una mochila con un panel NO ajustable no la  opción más adecuada para nuestro bebé

Como opción adecuada para nuestro bebé tendríamos cualquier tipo de fular, bandolera, meitai evolutivo, etc… También existen mochilas evolutivas en el mercado. En Aúpali no las tenemos porque en bebés muy pequeñitos creemos que precisan demasiada técnica para su uso correcto y por lo tanto preferimos promover otro tipo de porteo antes de arriesgarnos a que los bebés queden mal puestos o que las famílias se sientan inseguras.

“Pero, con el reductor en la tienda me aseguraron que se podía llevar”

Pues si, se puede llevar, como muchas otras cosas, aunque no son el soporte más adecuado para portear desde el primer dia.
Un reductor solventa la parte de la apertura de las piernas, ya que gracias a él, el bebé no tiene que forzar su apertura, pero al no tener un panel regulable, su espalda no recibe el soporte adecuado óptimo.

boba-adaptador-bebe

Si te fijas, al poner un bebé pequeño en una mochila con reductor, seguramente el tercio superior de su espalda quedará sin sujeción, y necesitamos soporte desde el coxis hasta detrás de las orejas.

Obviamente como mayor sea el bebé, mejor, pero si buscamos lo más óptimo no se deberían utilizar de manera regular hasta que su apertura y su tono muscular lo permitan, y eso suele ser sobre los 6 meses/ 7 kgs aproximadamente.

Por eso, si escogemos esta opción hay que tener en cuenta todo lo anterior y no usar la mochila a largos ratos hasta que el bebé coja la tonificación y apertura que necesita.

2. Pies por dentro:

Los reductores indican que los pies deben ir dentro, pero si tienes un bebé de más de dos meses, te habrás fijado que por altura, ya no cabe bien con los pies dentro de la mochila, además, piensa que en el momento que su peso recae sobre sus pies durante mucho rato, puede coger facilmente posiciones muy pesadas en sus tobillos/pies que recordemos están en plena formación, por no mencionar, que gracias al reflejo de marcha, al notar una superficie firme debajo de sus pies., el bebé tenderá a empujar hacia arriba, con todo lo que eso conlleva. Por lo tanto, hay que bascular muy bien la pelvis del bebé hacia tu barriga para que los pies no recaigan en “el suelo”, y si ya no caben, pueden salir por fuera sin problema.

¿Entonces, no es una mochila ergonómica?

¡Si! Si que lo es, y muchisimo mejor utilizar una ergonómica con reductor que una mochila no ergonómica. Piensa que las mochilas NO ergonómicas no cumplen NINGUNO de los requisitos para portear de manera cómoda, práctica y segura, por lo tanto, aunque una mochila con reductor no es lo 100% óptimo, bien puesta y bien ajustada, pasa por delante de muchas otras opciones.

El segundo tema del que quería hablar, EL AJUSTE:

Llegáis a la tienda muchas parejas con contracturas o incómodas con la mochila y no entendeis porqué…

Toco una pieza de aquí y una de ahí y eureka!!!!! “como lo has hecho?” me preguntais…

Bien, tan importante es comprar un buen portabebés como usarlo correctamente, y gran parte del buen uso se basa en el ajuste.

Las mochilas ergonómicas hoy en día están muy bien diseñadas y tienen varios puntos de ajuste que además son muy sencillos de usar. Cada ajuste de la mochila es importante, por lo tanto, no se vale usar la mochila de la misma manera una parte u otra de la pareja.

1. El cinturón de la mochila debe colocarse en la cintura, no en la cadera. Justo encima de las cresta ilíacas, puesto que así el peso irá mucho mejor repartido por el cuerpo. Poniendo la mochila en la cadera lo único que conseguimos es que todo el peso recaiga en la parte superior de la espalda y además perdemos a nuestro bebé del campo de visión y el porteo se puede tornar inseguro.

2. Los ajustes de los tirantes:
Es imprescindible ajustar bien los tirantes. Debemos tirar de los ajustes hasta notar el cuerpo de nuestro bebé tocar el nuestro.¡ Sin miedo! No los vamos a chafar! El truco para saber si están lo suficientemente cerca es doblegarnos hacia delante como si hiciéramos una reverencia, si el bebé se separa de nuestro cuerpo es que aún falta ajustar más.

3. La cinta que une los tirantes:
Es un clásico que esta cinta quede o demasiado arriba clavándose en la cervical o demasiado abajo haciendo que los tirantes de la mochila se nos bajen. Es el ajuste peor ajustado por excelencia, incluso hay personas que ni siquiera saben que esa cinta se desliza arriba y abajo por una guia del tirante. Además de ponerlo a a la altura correcta, que es un poco por encima de los omoplatos, también debemos ajustarlo para que los tirantes de la mochila queden encima de nuestros hombros. No tensar demasiado sino el peso recaerá en el trapecio, ni demasiado poco porqué sino perderemos el gran soporte transversal que esa cinta aparentemente inocente nos puede ofrecer.
Si porteamos en la espalda, la cinta nos tiene que quedar a la altura del pecho, no en el cuello!

ajuste mochila ergonomica

4. La altura del bebé
También es muy importante donde queda nuestro bebé.
Debe quedar a la “altura de los besos” , es decir, que le pueda dar un beso en la cabeza sin esfuerzo. No debe quedar nunca por encima de nuestra barbilla pues nos quitaría ángulo de visión lo cual podría propiciar caídas ni tampoco por debajo del pecho, pues perderíamos el control de su carita y perderíamos en seguridad.
En la espalda, lo mismo, como más alto, además, menos nos pesará y más “controlado” estará.

boba

Ya para terminar dejar claro que la información está aquí, ahí y en todas partes, sobre todo en mil videotutoriales, pero como no, siempre me gusta recomendar que no hay nada como el asesoramiento en directo hecho por una profesional. Podéis consultar en vuestra zona, nosotras asesoramos gratuitamente en la tienda con los talleres básicos mensuales, y también de manera personalizada a domicilio o via Skype.

Si te ha gustado el post no te olvides seguirnos en las redes sociales y  compartir!

Feliz Porteo!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies